Decidí compartir contigo mi historia y el precio que tuve que pagar por tener una figura delgada. Así como también, las diversas experiencias que me retaron a dar más de lo que creía poder dar.

No todo es color de rosa cuando el ser delgada se convierte en tu mayor pesadilla.

Soy una chica común y corriente, sufrí las dolorosas consecuencias del bullying que me persigue desde la adolescencia.

Este tipo de agresión verbal me dejó heridas profundas en el alma, baja autoestima, inseguridades, timidez y resentimientos en el corazón. Seguro sabes de lo que hablo.

Cada una de las experiencias que viví (buenas, no tan buenas y desagradables) fueron pieza clave para formar mi carácter. También ayudó a fortalecer mi personalidad y aprender a adaptarme a distintos lugares, personas y situaciones.

Los cambios no son de un día para otro, necesitan pasar por un proceso muchas veces doloroso y desgastante.

Claro, no todo es color de rosa, al día de hoy sigo siendo procesada en distintas áreas de mi vida. No pretendo saberlo todo, pero con certeza te puedo decir que he hecho una lección aprendida de todas mis experiencias. 

Recuerda que detrás de cada batalla, está un poderoso testimonio construyéndose para edificación de muchos.

"Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida." Proverbios 4:23 NTV

delgada

Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. Eclesiastés 4:12 NVI

¡Únete a la tribu!

Newsletter

Blog

Ponte en contacto

Escríbeme